Translate

martes, 27 de agosto de 2013

"Almazán en el tiempo", mi última exposición

Eduardo Beltrán y García de Leániz / Madrid

El pasado domingo día 18 de agosto clausuré mi exposición "Almazán en el tiempo". Han sido diez días intensos, que han supuesto un reencuentro con emociones y esencias ya olvidadas, un espacio ignorado durante mucho años y que ahora ha vuelto a cobrar vida con una fuerza inusitada. Vidas que retornan.

Esta exposición ha sido un autentico reto, pues desde que decidí el pasado mes de enero volver a coger los pinceles, la pintura se convirtió en una verdadera obsesión día y noche, intentando plasmar en las telas las ideas que fluían en mi mente. Almazán se convirtió en el modelo cortejado. Los primeros esbozos, los dibujos más cuidados después,  las primeras pinceladas de color, los lienzos casi acabados, han sido mis fieles compañeros durante estos últimos meses.

En un principio tenía proyectadas 35 obras para esta exposición. Al final se quedaron en 27, que completé con cuatro cuadros más que ya tenía pintados. Cinco cuadros, algunos emblemáticos de Almazán, se han quedado a medias, y están esperando a ser terminados en estos días. Entre ellos el Jesús Nazareno de Ebelgarle.

Mi pintura autodidacta se caracteriza por utilizar colores puros, de calidad,  intensos, muy raras veces mezclo los colores, por no decir nunca, me gusta imprimir a mis cuadros de limpieza y sencillez. Los pinceles, finos, finísimos, apenas un imperceptible haz de pelos. Otra particularidad es que nunca termino completamente mis cuadros.

La gran acogida y afluencia de público y critica ha supuesto un acicate importante de motivación, siendo además un encuentro agradable con viejos conocidos y amigos con los que intercambiar impresiones y vivencias. Volver a tus raíces siempre es una decisión acertada. La sala de exposiciones se convirtió en una especie de torre de Babel, donde el arte era el instrumento y el idioma común para la comunicación entre los visitantes, mientras se escuchaba de fondo a Mozart o a Bach.

Por lo que respecta a la sala,  San Vicente es un marco excepcional para acoger una exposición de pintura. Del siglo XII conserva su magnífico ábside decorado a base de arquillos bajo los cuales descansaban mis pinturas, que se extendían enteladas y en caballetes por ambos lados hasta llegar al fondo de la nave.

Para terminar, expresar mis más profundo agradecimiento a Nieves de la Oficina de Turismo, y a Delfín y José Ángel del Ayuntamiento de Almazán, por su ayuda y predisposición. Gracias también a todos aquellos que han creído en este proyecto, especialmente a Juan Diego.























11 comentarios:

  1. He tenido la suerte y el privilegio de haber visitado tu exposición en Almazán y te doy la enhorabuena por los cuadros tan fantásticos que has realizado y el éxito que has tenido. Es muy complicado describir en el blog todas las sensaciones que me ha provocado cada cuadro tuyo tan meticulosamente pintado y tengo la suerte de que voy a poder admirar dos de tus obras de arte cada día en mi casa.

    Espero que esta exposición sea el comienzo de muchas otras porque, como siempre te he dicho, tienes mucho arte y no debes privar a la gente de poder admirarlo y disfrutarlo.

    Enhorabuena de nuevo Eduardo!!! Me alegro muchísimo del éxito que has tenido.

    Cris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he tenido la suerte de contar con tu asistencia, pues ya sabes que tu opinión es muy importante para mi. Se que estás tocada de lleno por una sensibilidad muy especial, al alcance de muy pocas personas. Tu sola presencia ilumina el espacio donde estás.

      Muchas gracias por tus palabras llenas de sinceridad y ánimo, y que en la nueva aventura que vas a emprender coseches un éxito tras de otro.

      Eduardo


      Eliminar
  2. Hola, soy Cristina de Azuqueca, me da muchísima rabia no haber podido ir, en fin, espero que hagas otras exposiciones y pueda seguir admirando tu exquisito arte. Muchas gracias por las palabras de ayer, me han ayudado mucho.

    PD: La última foto, en la que sales tú, parece el cartel de una película o un anuncio publicitario, pero ambos con calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, no te aflijas por no haber podido asistir a esta exposición, habrá otras, y seguro que las verás. Gracias también por el elogio que haces de la foto, confío en tu buen criterio.

      Eliminar
  3. Llegué por casualidad a las puertas de esa iglesia de San Viente, con objeto de conocer su interior románico, y la gran sorpresa fue toparme con una exposición maravillosa cuyo colorido inundaba todo el espacio, contrastando con la piedra centenaria de sus paredes. Enhorabuena Ebelgarle, se nota profundidad y sensibilidad en tus pinturas.

    Un visitante fortuito.

    ResponderEliminar
  4. Al entrar en la exposición no pude evitar sorprenderme al comprobar el buen hacer del artista. El poder disfrutar de su maravillosa obra en un entorno incomparable como es una Iglesia Románica no tiene precio.

    La obra expuesta no dejaba a nadie indiferente, todo lo contrario, se sentía y palpaba en la exposición un fluir de emociones de los diferentes visitantes que creaba un ambiente que no he notado en las otras exposiciones que he tenido oportunidad de acudir. La emoción que más destacaba y era común en los visitantes era de gratitud por el poder disfrutar de una visión de Almazán nuevo, diferente, conmovedor,..., reflejado en la obra del pintor.

    Sin lugar a dudas, es un placer el que Ebelgarle haya vuelto.

    ResponderEliminar
  5. Tus palabras me infunden más ánimo para continuar en esa línea. Es una gran satisfacción contar siempre con tu presencia esencial. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Genial exposición en Almazán. De 10 verdad. Enorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por visitar mi exposición.

      Eliminar
  7. Me alegro mucho de que la Exposición haya sido todo un éxito.

    Carmen Castro

    En Facebook

    ResponderEliminar